Saltar el menú e ir al contenido

Te encuentras en:
Publicidad
Qué mirar en un bastón

Usar bastones de trekking permite descargar las piernas, protegiendo así articulaciones y espalda

Desde la longitud que te conviene en función de tu estatura al número de tramos, materiales de fabricación o sistema de ajuste, en este artículo analizamos las características de los bastones para que puedas afinar tu elección. Recuerda que usar bastones te permite descargar las piernas, protegiendo así tus articulaciones y toda la espalda.

José Eladio Sánchez - Miércoles, 10 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 08:00h.

Resulta especialmente recomendable el uso de bastones cuando caminamos por terreno pedregoso o desnivelado, que nos ayudará a equilibrar la carga
Resulta especialmente recomendable el uso de bastones cuando caminamos por terreno pedregoso o desnivelado, que nos ayudará a equilibrar la carga (COL. MARMOT/ REINHARD FICHTINGER)

Galería Noticia

  • Resulta especialmente recomendable el uso de bastones cuando caminamos por terreno pedregoso o desnivelado, que nos ayudará a equilibrar la carga Resulta especialmente recomendable el uso de bastones cuando caminamos por terreno pedregoso o desnivelado, que nos ayudará a equilibrar la carga
  • También en terreno llano y poco técnico los bastones pueden tener utilidad, pues te permitirán caminar más rápido a la vez que fortaleces la parte superior del cuerpo. También en terreno llano y poco técnico los bastones pueden tener utilidad, pues te permitirán caminar más rápido a la vez que fortaleces la parte superior del cuerpo.

El uso de los bastones de montaña ha experimentado un incremento importante en los últimos años, acompañado del número de practicantes de los deportes de montaña, lo cual no es de extrañar si analizamos las ventajas que proporcionan durante la marcha. Los bastones reducen la carga sobre el tren inferior en ascenso en torno a un 15%, en descenso aproximadamente un 20% y añaden además equilibrio durante la marcha.

La descarga de trabajo en el tren inferior es muy interesante en actividades prolongadas de gran exigencia o si las realizamos con carga, como las marchas de aproximación en las que portamos una pesada mochila. Su uso previene las lesiones en articulaciones del tren inferior y minimiza el agotamiento de las mismas en actividades de gran intensidad. Pero el mercado está repleto de modelos y podemos volvernos locos eligiendo el que más nos conviene. Vamos a analizar sus principales características para poder afinar mejor nuestra elección.

¿Qué longitud?

La longitud del bastón estándar para cualquier actividad la calcularemos agarrando el bastón por su empuñadura y apoyando en el suelo su punta; en esta posición el brazo debe formar un ángulo de 90 grados. Debemos valorar el calzado que llevaremos, o si calzaremos en algún momento tablas de esquí, raquetas o cualquier otro elemento que altere nuestra altura. Por eso es recomendable que tengamos margen en los tramos desplegables del bastón y que no estén del todo extendidos cuando adoptemos esta posición. Además de la versatilidad para distintas actividades, dará mayor resistencia entre tramos y por tanto reduciremos su deformación inevitable con el uso.

¿Cuántos tramos?

Uno de los rasgos que debemos valorar en un bastón es su facilidad de trasporte, motivo por el que los bastones empleados en montaña están divididos en tramos, que varía entre los dos y los cuatro tramos. Es evidente que cuanto mayor número de tramos quedará más reducido una vez plegado, lo que facilitará su trasporte, pero también cuanto menor número de tramos tenga, menos puntos débiles y por tanto mayor resistencia estructural en general del bastón.

¿De qué material?

Generalmente encontraremos bastones fabricados en aluminio de gran resistencia o fibra de carbono. Con la misma sección (grosor del tubo) los fabricados en aluminio serán más pesados que los fabricados con carbono, los de aluminio son más baratos por regla general y resisten mejor las deformaciones. Los de carbono tienen mayor rigidez y soportan peor el paso del tiempo pero proporcionan mucha agilidad de movimientos y bajo peso. Los bastones más ligeros del mercado rondan los 360 g el par.

La fijación de los tramos

El clásico sistema de casquillo que expande mediante giro requiere de mantenimiento a partir de la mitad de la vida del bastón, ya que la deformación de las piezas plásticas del sistema y la suciedad acumulada en el interior del tubo pueden hacer que no retenga el tramo a la altura deseada. El bloque por casquillo con botón limita la regulación a los tramos prefijados del tramo en su fabricación, por lo que limita puntualmente su regulación. Y por último encontramos sistemas de pinza exterior que prácticamente no requieren mantenimiento y permiten un ajuste óptimo de la longitud del tramo.

Empuñadura

Las empuñaduras suelen estar fabricadas en corcho o espuma y suelen presentar formas ergonómicas en las que debemos prestar atención ya que puede que nos proporcionen la comodidad deseada todos los modelos. También existen modelos de empuñadura acanalada para favorecer la transpiración de la mano muy interesante en modelos en los que el material empleado favorezca la sudoración. Pero probablemente lo más interesante es que la empuñadura sea extendida a lo largo del tramo ya que permitirá el agarre a distinta altura lo que facilitara el uso en fuertes pendientes o medias laderas ya que variaremos el agarre para una mejor estabilidad del paso.

Con o sin dragoneras

En este campo existen convencidos usuarios de las mismas y en igual medida detractores. En cualquier caso el uso de las mismas mejora la descarga sobre los bastones sin añadir carga de trabajo en las manos por lo que merece la pena emplear un rato en valorar la comodidad de las mismas. En realidad si progresamos por terreno variado de montaña en el que se combinan ascensos, descensos, medias laderas, pasos entre bloques o trepadas difícilmente llevaremos las dragoneras puestas largo tiempo por lo que debemos valorar la facilidad de poner y quitarnos las dragoneras y su ajuste.

Puntas y rosetas

Generalmente reforzadas con carbono de tungsteno en la zona de apoyo o similares para proporcionar mayor durabilidad. Es interesante valorar la posibilidad de cambio de las mismas y la posibilidad de encontrar recambio ya que como imaginareis es una de las partes principales del mismo y una de las que más desgaste con el uso tiene. En cuanto a las rosetas, su tamaño vendrá definido por el tipo de terreno por el que progresemos: a mayor superficie menor hundimiento del bastón y por tanto mayor comodidad de tracción por ejemplo en nieve poco trasformada. Lo interesante es que las rosetas sean intercambiables de esa forma serán más polivalentes los bastones en función de la actividad que realicemos.

Sistemas de plegado

El plegado probablemente es uno de los aspectos que más ha evolucionado en los últimos años entre los bastones de montaña, pudiendo encontrar hoy día variantes de básicamente tres tipos. Por un lado tenemos el clásico sistema telescópico en el que los tramos inferiores se escamotean dentro de los superiores; este sistema es el más fiable y duradero pero también el más pesado y plegado tiene mayor longitud, lo que puede dificultar su trasporte. Los plegables cuyos tramos están unidos entre sí por un cordino o
cable de acero, no suelen permitir la regulación de la altura, pero su peso es muy inferior y una vez plegados su tamaño es el más reducido que vamos a encontrar. Y por último tenemos los híbridos en los que conviven ambos sistemas, generalmente en los tramos inferiores emplean el plegado y lo combinan con uno superior telescópico que permite graduar la altura de los mismos rápidamente.

En conclusión

Como podéis ver la elección de un bastón para su compra debe ser relativamente minuciosa ya que, a pesar de lo simple que parece a priori, su buena elección hará que los empleemos en mayor medida. Y utilizar bastones en montaña sin duda alargará la vida de nuestras articulaciones y por tanto evita lesiones y desgaste de las mismas.

 

[José Eladio Sánchez es técnico deportivo en escalada y guía de montaña]

Una guía que recoge una interesantísima idea

Pirineos. 20 refugios - 40 cumbres

por Jekaterina Nikitina ; Víctor Riverola

He aquí una guía que recoge una interesantísima idea: hacer de los refugios del Pirineo el punto de partida de nuestras ascensiones.Los itinerarios que se describen en estas páginas recorren gran parte de los principales macizos del Pirineo por caminos y senderos que en muchas ocasiones se alejan de las rutas clásicas.

Información relacionada

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Excursionismo

Ver todo Excursionismo

+ Libro

  • Portada del libro:  Seguridad en montaña. Los peligros ocultos. Por José Ignacio Amat El efecto manada: el error de pensar que los peligros no acechan a los grupos

    Está en nuestros genes: cuando las personas estamos acompañadas tenemos la sensación de estar protegidas. Este un sentimiento traicionero, sobre todo en el monte, donde las multitudes pueden hacernos bajar la guardia. Lo explica el libro Seguridad en montaña. Los peligros ocultos.

  • Portada del libro:  Seguridad en montaña. Los peligros ocultos. Por José Ignacio Amat No todo el mundo puede ser Kilian Jornet

    Los expertos en seguridad avisan: está muy bien motivarse con los ídolos de la montaña, pero hasta cierto punto. Detrás del aura de genialidad que les rodea hay años de entrenamiento y experiencia que el aficionado medio no tiene. Imitémosles, pero con cabeza.

  • Cómo plegar la cuerda en modo mochila. Cómo plegar la cuerda en modo mochila

    El plegado y transporte de cuerdas en el mundo del alpinismo y la escalada tiene más relevancia de la que creemos, pues hacerlo bien y con el método adecuado marca la diferencia entre una aproximación cómoda y una tortura. El nuevo manual de Ediciones Desnivel te ayuda.

  • Niños jugando en un rocódromo. ¿Jugamos? La mejor manera de empezar a escalar

    ¿Eres profesor de la E.S.O? ¿Entrenador juvenil? Si trabajas con jóvenes y quieres iniciarlos en la escalada, este es tu libro. 60 juegos de iniciación que se pueden realizar con el material de uso frecuente en los centros educativos.

  • Ilustración del libro 'Una gran ascensión' ‘Una gran ascensión’: la montaña para niños

    Cae la noche y se van a la cama: “Os contaré un historia mientras os ponéis el pijama”. (Si sois de los que leen a sus hijos antes de dormir, os interesa el cuento de los animales que se organizan para poner en marcha su primera expedición).

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com